A parte de un videojuego de Playmobil al que yo siempre tuve muchas ganas pese a que probablemente fuese de una calidad más que cuestionable, HYPE es una expresión que la inmensa mayoría de nosotros hemos aprendido durante esta generación gracias a la influencia que la cultura angloamericana tiene en los foros de videojuegos de todo el mundo. HYPE, como sabemos, es la expresión que los frikifanboys utilizamos cuando estamos flipándolo con algún lanzamiento de nuestra compañía favorita que está a punto de salir al mercado, o con una nueva consola en desarrollo cuyas características se revelan más apasionantes con cada nueva noticia, o con casi cualquier cosa que ha conseguido captar nuestra atención poderosamente creando una expectativa que hace que por las noches no nos durmamos sin antes dar un par de vueltas a lo increíble que va a ser cuando el objeto de nuestro deseo salga a la calle. “Hype aumentando al 20.000%” o “tengo un hype que no puedo pegar ojo” son expresiones habituales en los foros de cualquier web de videojuegos que vienen a decir que estamos tan flipados ante un lanzamiento futuro que nos cuesta bajarnos del carro del entusiasmo y ponernos a pensar en otra cosa.

Pero, como es lógico, los hypes no son todo subidón de emociones y expectativa, y también tienen su reverso tenebroso que puede provocar que más de uno se vaya con una gargantuesca decepción a la cama después de que el anhelado juego se haya estrenado. La historia de los videojuegos está llena de Hypes apoteósicos que, por una razón u otra, finalmente acaban desembocando en un estrepitoso fracaso que condena al título o a la saga que representaba a un humillante segundo plano por los siglos de los siglos.

Esto puede ser, en algunos casos, porque tras una primera presentación revolucionaria, el título o consola se demora tanto que finalmente la gente acaba pasando de su esperado nuevo juego a causa de los sucesivos desplantes protagonizados por la compañía desarrolladora (Caso del monótono Gran Turismo de PSP o, más recientemente, de The Last Guardian, que con el enésimo retraso va camino de convertirse en aquella mítica joya que brillaba con la luz de sus predecesores pero que acabó pasando sin pena ni gloria al salir al mercado durante la etapa de decadencia de la consola elegida para acogerlo).

Puede ocurrir también, en otros casos, que tres o cuatro analistas iluminados de la industria nos vendan sus fantásticas predicciones que finalmente no acaban llegando al nivel de lo esperado, o que directamente los propios desarrolladores hablen de las inenarrables revoluciones que su siguiente juego traerá al mercado para luego convertirse en habituales de la estafa emocional a sus seguidores.

Pero hay ocasiones, también, en que qué el Hype no sobreviva a sus expectativas no tiene nada que ver con los malos usos de la gente de la industria, si no con el propio mal (o muy bien) hacer de fans entregados a la causa que, especulando con las posibilidades del proyecto anunciado, finalmente acaban por presentar alternativas ficticias que se revelan muy superiores a lo que realmente la compañía desarroladora tenía entre manos.

¿Por qué saco a colación este asunto? Porque, como ya he mencionado, estamos a un par de semanas del esperado e3 2012 en el que presumiblemente Nintendo presentará la forma definitiva de su nueva y flamante consola, y no puedo dejar de recordar uno de los mayores chascos que me he llevado en toda la historia de los videojuegos; el del e3 2005 y el Hype causado por el “project brain” o “Nintendo On” de Psyco3ler.

Como digo, corría el año 2005 y yo y mis colegas de la asociación friki que gestionábamos en la Universidad nos disponíamos a disfrutar del interesante e3 que comenzaría en unas cuantas horas. Con el precedente del apoteósico e3 2004, las espectativas estaban bien altas sobre lo que pudiese hacer Nintendo, más aún cuando se veía venir que la compañía de Kyoto presentaría una nueva consola para dar continuidad a la ya moribunda Nintendo Gamecube. Pero, como digo, unas pocas horas antes pasó algo que cambió completamente nuestra percepción sobre el futuro de los videojuegos; un entregado fan español realizó un video plasmando sus ideas sobre lo que debería ser la nueva consola de la Gran N, video al que muchas webs de “prestigio” (como IGN) dieron difusión sembrando la confusión al difundir que aquello era la presentación filtrada de la consola. ¿El problema? Mirad el video por vosotros mismos y comparadlo con lo que fue la posterior consola desarrollada por Nintendo:

httpv://www.youtube.com/watch?v=zX2smM87r14

Gráficos tridimensionales con una calidad nunca vista hasta la fecha, detección de proximidad y de movimientos en todos los ángulos, control de la cámara y la vista del personaje para poder ver los entornos solo con tan solo girar nuestras cabezas…

Nintendo ON elevó las expectativas sobre la nueva consola de Nintendo hasta niveles que probablemente muchos nunca antes hubiéramos experimentado, haciéndonos esperar un hardware revolucionario que cambiaría por completo el modo de jugar a los videojuegos haciéndonos sentir dentro de la propia aventura. ¿Qué ocurrió finalmente? Pues… Que además de protagonizar uno de los e3 más flojos de su historia (a causa, en parte, de que Gamecube se encontraba ya en su periodo de decadencia y que la competencia si había presentado cosas interesantes), todo lo que Iwata presentó sobre su nueva máquina fue una carcasa negra del tamaño de 3 cajas de DVDs juntas (hicieron mucho hincapié en esto) y que más adelante ya darían datos sobre su revolucionaria consola.

La decepción, como es lógico, alcanzó cotas desproporcionadas para todos, y buena parte de los fans nos llevamos un batacazo que a día de hoy todavía resuena cuando vemos lo que prometía el video, como Nintendo consiguió acercarse ligeramente a aquella experiencia con el control de movimientos al año siguiente y en lo que ha quedado finalmente, en términos jugables y gráficos, nuestra querida Wii (y ojo, que reconocemos la inmensa potencia de su catálogo, pero es innegable que jugarlo en teles de 32 o más pulgadas desmerece MUCHO el resultado, y que si hubiese un par de decenas de títulos con la respuesta al control por movimientos de The Legend of Zelda: Skyward Sword otro gallo cantaría…).

Es por eso que, con el e3 2012 a dos semanas y con la nueva Wii U de Nintendo a la vuelta de la esquina, nos debatimos entre la sabia cautela y la euforia desenfrenada por lo tremendamente prometedor del hardware presentado, pero también siendo conscientes de que aquel aparato mágico con el que Psyco3ler nos hizo soñar puede seguir siendo un sueño inalcanzable…

¿Qué pasó con Psyco3ler, por cierto? Pues que, después del absurdo éxito de su video, parece que no consiguió su objetivo de que Nintendo le diera trabajo y se dedicó, sin embargo, a seguir haciendo lo que mejor sabía; videos que presentaban consolas y juegos de Nintendo dando mucho más de lo que realmente ofrecían sus equivalentes reales… Como por ejemplo, este espectacular trailer de un hipotético Super Mario Galaxy DS que ya quisiéramos muchos que hubiese salido para nuestra pequeña de doble pantalla…

httpv://www.youtube.com/watch?v=VMnpLHJIvAE

Zarkho

Joven nintendero de tendencias frikis busca videoconsola para relación sentimental a largo plazo.

Ver todos

1 Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: A parte de un videojuego de Playmobil al que yo siempre tuve muchas ganas pese a que probablemente fuese de una calidad más que cuestionable, HYPE es una expresión que la inmensa mayoría de nosotros hemos aprendido durante……

Zarkho

Joven nintendero de tendencias frikis busca videoconsola para relación sentimental a largo plazo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies