Bienvenidos

‘Me miro al espejo y no reconozco mi propia cara entre tanto maquillaje. Tengo que volver a engañarme una vez más, tengo que volver a estar en medio de todas las miradas, para salir a la pista en medio de todos los focos y las luces, darlo todo, mentir a los que me rodean haciéndoles creer que eres el payaso más feliz del mundo. La función tiene que comenzar.’

Eso es lo que pensaba uno de los payasos que todas las noches disfrazaba su cara, ocultaba sus preocupaciones y se dibujaba una sonrisa, como si no existiera el dolor. Y tenia que hacer su teatro, tenia que dar a entender al publico que era feliz, lo mas feliz que un hombre puede llegar a ser, aunque no fuera cierto. Debía olvidar todo lo que le dolía, sus heridas y sus golpes, para hacer feliz a los que le rodeaban.

La función comenzaba y el hacia ver al publico que gritaba y vitorea su nombre, su sonrisa. Les daba a entender a los niños que era uno de los mejores momentos de su vida, que era fuerte y que nadie podría arrebatarle nunca la fuerza que le daba estar encima de un escenario. Ni un titubeo, ni una duda… en la pista no existían los momentos tristes, todo era una gran mascara, todo era una gran farsa creada por el propio payaso para poder seguir en pie, esperando entre bambalinas que algún día esa persona que vio una vez entre el publico volviera.

Una forma de mentirse a si mismo y a todo el publico que le rodeaba, una forma de olvidar lo que amaba, de que quería irse de allí, irse de aquella pista, de aquellos focos, pero no podía, le era imposible, y todo ello por que se supone que es lo que tenia que hacer, que era lo correcto… noche tras noche, volver a disfrazarse la sonrisa, volver a pintársela entre lagrima. Por que la lógica había ganado a su corazón, y por ello disfrazaba todas las noches su alma, haciendo creer al publico que amaba el espectáculo, cuando realmente lo que ansiaba era escaparse de alli, con aquella persona que una vez vio sonreirle de una forma un tanto especial.

Durante muchas noches, entre disfraz y disfraz, soñaba con volver a verle, pero había soñado tanto, esperado tanto, y salido tantas veces a la pista pensando ‘hoy será el día’ que ya había perdido toda la esperanza. Ahora ya toda las noches eran iguales, por que su esperanza había muerto. Pero en ningún momento se podía permitir duda, en ningún momento se podía permitir que nadie lo notara. El payaso tenia que hacer su función, mentir al publico para hacerlo feliz, darle lo que estaban pidiendo a gritos : una sonrisa, aunque fuera la más falsa de la sonrisas jamas esbozadas por un payaso.

JotaDelgadoES

Mi nombre es Jesús y llevo desde antes de 2001 en internet. Soy Diseñador Web a tiempo completo, y proyecto de youtuber en mis ratos libres. Analizo y crítico mi hobbie desde hace muchos años, he trabajado en la prensa de videojuegos española y ahora voy por libre. Tomo el té con Lara Croft.

Ver todos

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

JotaDelgadoES

Mi nombre es Jesús y llevo desde antes de 2001 en internet. Soy Diseñador Web a tiempo completo, y proyecto de youtuber en mis ratos libres. Analizo y crítico mi hobbie desde hace muchos años, he trabajado en la prensa de videojuegos española y ahora voy por libre. Tomo el té con Lara Croft.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies