Existen dos tipos de soledad. Dos formas diferentes de vivirla una muy diferente de la otra. Una de ellas es la auto impuesta, es la que nosotros queremos por nuestros propios medios. Por que nos han hecho daño, por que tenemos miedo abrir de nuevo el corazón o por que simplemente nos conformamos con el afecto que tenemos. Esta soledad voluntaria es nuestra amiga, compañera y confidente. Te encuentras a gusto a su lado, no molesta ni te hace sentir vació, todo lo contrario, quien apuesta por este tipo de soledad, es por que tiene el corazón llego de la gente que le rodea, de sus amigos y/o familiares. Es algo que nosotros decidimos cuando y como comenzara.

Pero la otra forma de soledad es la involuntaria, la que no queremos que este a nuestro lado. Esa que se aferra aunque no queramos, que se pega como una lapa oscureciendo tu suerte con ella. Es la mas complicada de llevar día a día, de sobrevivir a ella. Aunque aprendas a combatirla, dentro de ti sientes que siempre falta un poco más, que siempre falta ese ‘algo’. Lo tienes todo, eres feliz, pero siempre te falta como esa otra mitad. Las cosas materiales no te llenan (¿realmente existe alguien que solo se contente con cosas materiales?, ¿hay personas tan frívolas?). Este tipo de soledad no se combate, no decides cuando empieza o cuando termina… Solo eres un mero espectador que ve como van pasando escenas una detrás de otras y que no puedes hacer nada para controlarlo. Como si alguien quisiera evitar el como y el cuando, tu solo puedes sentarte y esperar que pase lo antes posible…

 

Algunas veces todo sale bien, no hace falta forzar las cosas. No te haces preguntas, solo disfrutas del momento. Hay otras veces en que es todo lo contrario, por mucho empeño que pongas, siempre termina saliendo mal, siempre hay algo que lo estropea. Es entonces cuando comienzas a creer que has perdido toda la suerte (algunos lo llaman suerte, otros destino y otros fe). No sabes muy bien si lo que habías creído hasta ahora sigue su camino, o solamente estas dentro de otro plan de causa/efecto… Alguno en el que todavía no te has dado cuenta, pero en el que estas participando como una marioneta. Todo es tan relativo, que a veces no sabes en lo que creer… te sientes perdido y no diferencias si es producto de una mala racha, una especie de karma divino por algo que hiciste mal en el pasado o simplemente que eres gilipollas y te comes demasiado la cabeza.

JotaDelgadoES

Mi nombre es Jesús y llevo desde antes de 2001 en internet. Soy Diseñador Web a tiempo completo, y proyecto de youtuber en mis ratos libres. Analizo y crítico mi hobbie desde hace muchos años, he trabajado en la prensa de videojuegos española y ahora voy por libre. Tomo el té con Lara Croft.

Ver todos

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

JotaDelgadoES

Mi nombre es Jesús y llevo desde antes de 2001 en internet. Soy Diseñador Web a tiempo completo, y proyecto de youtuber en mis ratos libres. Analizo y crítico mi hobbie desde hace muchos años, he trabajado en la prensa de videojuegos española y ahora voy por libre. Tomo el té con Lara Croft.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies